Los trabajadores de la salud bucal se vieron parados durante la pandemia. Afectó principalmente al sector privado. Desde el Colegio de Odontólogos contaron cómo se preparan para la vuelta a los consultorios, medidas de bioseguridad y la relación con las obras sociales.

Hablar de cómo la situación de la pandemia del Coronavirus y la cuarentena ha afectado a la situación económica sería caer en reiteradas líneas. Desde el sábado pasado, luego que el Gobierno nacional anunciara una serie de permisos en esta etapa del aislamiento, desde el sector empezaron a ver una luz a final del túnel. Una de las fechas que se estudia para el regreso a los consultorios -con todas las medidas de bioseguridad que eso significa- podría ser la semana entrante. Pero hay muchas de las causas que tuvieron en cuenta desde los odontólogos a la hora de trabajar. Por ejemplo, tiene un contacto muy cercano a la hora de atender, la utilización de elementos y la hora de espera en un mismo lugar. Todo esto se tiene en cuenta.

Con este panorama, TiempoSur se comunicó ayer con el presidente del Colegio de Odontólogos, Luis Ezeiza, quien contó cómo se encuentran parados hoy por hoy en la pandemia y cuáles son las expectativas que tienen a futuro.

“A partir del DNU de aislamiento obligatorio y preventivo, los consultorios han sido cerrados. Seguimos trabajando bajo la modalidad de urgencias”, señaló en primera instancia.

Explicó asimismo que “la urgencia está encuadrada únicamente en cosas imprescindibles. Dentro de las mismas encontraron las urgencias odontológicas que son enormes dentro del cuadro. Lo pudimos dividir de 2 maneras: Impostergables, en las que venimos manejando, en una atención reducida. En este cuadro durante todo este tiempo de cuarentena entraban infecciones, dolores, traumatismos. Cuando no se responde al medicamento. Veníamos haciendo una contención a nivel privado”, contó.

TS-: ¿Cómo vienen trabajando en ambas áreas?

L.E: “Venimos trabajando en las dos áreas, primero a nivel general, se tuvo que canalizar la atención de urgencias en lo público. En lo privado se canalizó en la mayoría con sus pacientes de manera telefónica, cuando se trataba manejar de forma telefónica”.

TS-: ¿Cuáles son las medidas de seguridad que toman para trabajar?

L.E: “A partir del DNU, había una uniformidad en cuanto a los criterios de bioseguridad. Hace años que tenemos medidas de seguridad, pero ante esta situación, las que veníamos llevando hasta este momento no eran suficientes. Lo primero que hicimos desde el colegio fue recurrir a trabajar en conjunto, tanto con el comité de infectología del hospital como las universidades y protocolos que recomendaron Ministerios de Salud de Nación y Provincia.

Empezamos a elaborar el protocolo siempre bajo la modalidad de urgencia. Unificamos y tomamos medidas. En ese protocolo desde el 18 de abril se promulgó una resolución administrativa de Nación y eximieron a los odontólogos del decreto”.

Regresando

Luego que desde presidencia se diera a conocer la nueva etapa del aislamiento preventivo –donde se liberaron algunas actividades más- los odontólogos fueron incluidos entre los profesionales que podrán volver a ejercer, aunque se encuentran a la espera de ver cómo evoluciona la situación epidemiológica en Santa Cruz. La fecha clave será este 4 de mayo, donde se espera regresar a los consultorios de manera paulatina.

Entró en vigencia el DNU y tomamos conocimiento, teniendo conexión con toda la República de Argentina, ya que estamos agrupados todos los colegios odontólogos. Queríamos esperar hasta que se emitiera el protocolo oficial, en qué momento se trabajaba la atención. Desde cierta manera nos unimos a trabajar con el Ministerio de Salud, emitimos el comunicado que de momento sigue con las mismas normas de atención de urgencias”, enfatizó.

Si bien la pandemia ha frenado la rueda de la economía en el mundo, el rubro profesional de odontólogos señaló que la situación venía complicada desde antes. Las constantes crisis económicas de Argentina habían asestado un fuerte golpe a un área que ya de por si cuenta con elementos de trabajo valuados en precio dólar.

TS: – ¿Cómo estaban en lo económico?

L.E: “Nuestro sector venía de antes de la pandemia golpeado, muy afectado. Veníamos así porque en los procesos inflacionarios, la devaluación y nuestros insumos y elementos de trabajo son mayoritariamente con un valor en dólares”, sostuvo.

La mayoría trabaja con obras sociales y siempre estábamos por debajo de lo que deberíamos. La situación económica de los colegas venía bastante crítica, con dificultades económicas en varios aspectos. Llevamos casi 40 días sin poder trabajar normalmente y no pueden cumplir con sus compromisos, sueldos de secretarias o empleados”.

TS:- ¿Qué expectativas tienen de cara al futuro?

L.E: “Necesitamos empezar lo antes posible a trabajar y mover la rueda, en cierta manera afrontar compromisos imprescindibles. Está la problemática de la situación económica del profesional, muchas medidas de bioseguridad y acá está el punto importante. Desde el protocolo que han sido intensificados esa cantidad de elementos necesarios, no se va a poder atender a más de cuatro pacientes”.

El entrevistado aclaró que además a la hora de trabajar hay cuestiones que son para tener en cuenta, como el hecho que trabajan a una distancia muy corta con el paciente, teniendo además los elementos de trabajo que deben ser limpiados luego del turno de cada persona que atiendan. Esto supone además del gasto económico, un tiempo de espera más largo.

“La población puede estar segura que va a haber una atención segura, sin riesgo de contagio” enfatizó.

Por último, uno de los datos importantes es lo que se prevé en la relación con las obras sociales. Se está negociando para que parte de los costos extras que se suman a los odontólogos sean trasladados, a fin de hacer sostenible la profesión. En la semana hubo una reunión con el Interventor de la Caja de Servicios Sociales y la semana que viene será clave a la hora de regresar, de a poco, a lo más cercano de la normalidad.